Marina y Mª José circle
Varios

Mujeres que viajan “solas”

6 marzo 2016

La semana pasada dos jóvenes mochileras argentinas fueron asesinadas en Ecuador por ser mujeres, por oponer resistencia a ser violadas. La semana pasada me enteré de que eso les pasó “por ir solas”. Así lo explicó la prensa.

Soy periodista, mujer, mochilera, viajo con otra mujer y hasta ahora no sabía que viajamos “solas”. Hago mía la reflexión de Mariana Sidoti en su muro de facebook que se ha hecho viral: “Eran dos mujeres, mayores de edad, viajando juntas. Pero, sin embargo, estaban “solas”. ¿Solas de qué? ¿A falta de quién? Eran dos. Pero como nacieron mujeres, ser dos no les alcanzó. Para no ser “solas”, algo les faltaba… Adivinen qué”.

Homenaje de Pola

No sólo han sido asesinadas, además han sido juzgadas y culpabilizadas. Guadalupe Acosta de Paraguay lo explica muy bien en la carta donde se mete en la piel de las dos chicas asesinadas:
“Solo muerta entendí que no, que para el mundo yo no soy igual a un hombre. Que morir fue mi culpa, que siempre va a ser. Mientras que si el titular rezaba: “Fueron muertos dos jóvenes viajeros”, la gente estaría comentando sus condolencias y con su falso e hipócrita discurso de doble moral, pedirían pena mayor para los asesinos. Pero al ser mujer, se minimiza, se vuelve menos grave porque, claro, yo me lo busqué. Haciendo lo que yo quería encontré mi merecido por no ser sumisa, por no querer quedarme en mi casa, por invertir mi propio dinero en mis sueños. Por eso y mucho más, me condenaron”.

Mª José y Marina

Me gusta ser mujer pero muchas veces he deseado ser un hombre para ser tomada en serio y para no sentir miedo. Una de esas circunstancias en las que me gustaría ser un hombre es a la hora de viajar. Si hasta paseando por nuestras ciudadades ninguna de las mujeres que conozco se ha librado de haber sido seguida o acosada en alguna ocasión, la perspectiva de lo que pueda suceder en un lugar remoto, donde se ve a la legua que no eres de allí, te hace sentir muchas veces como un cervatillo herido rodeado por una manada de hienas. Hay países inseguros para los viajeros donde ser mujer supone un riesgo extra.

El mochilero Gabo Mazzei lo explica muy bien en su carta “Soy viajero, pero soy hombre”:
“No conocí a Marina y María José, pero pude haberlo hecho, pude habérmelas cruzado en un fogón o en un camión (…) Pudo haber pasado, pero ya no, ya no tendré esa oportunidad. Pero soy hombre, y puedo seguir viajando sin miedo”. Esa es la clave.

Mujeres viajeras, que no os paralice el miedo. No renunciéis a vuestros sueños por miedo. No necesitáis la compañía de un hombre para recorrer el mundo. Viajad, exprimid vuestra libertad. Hacedlo por vosotras, por Marina y Mª José, por las viajeras pioneras del siglo XIX, por los hombres buenos que conoceréis por el camino, porque tenemos que cambiar el mundo. No viajamos solas, viajamos. No morimos, nos matan. El primer paso de este viaje empieza por darle a cada cosa su nombre.

Marina y Mª José

* No he querido subir la foto de las chicas por respeto a ellas y a sus familias y porque me da muchísima pena. Los dibujos los he sacado de las redes sociales, salvo el de Pola, desconozco el autor.

5 comentarios

  • Responder Fili Perezjua 23 marzo 2016 a las 4:51 pm

    Me ha impresionado tu post, te felicito y sigue siendo siempre MUJER, yo, hombre, muchas veces me siento asqueado de pertenecer a la especie de los MACHOTES A LOS QUE TODO NOS ESTA PERMITIDO. Un abrazo muy fuerte de un hombre, que sabe el valor de las mujeres.

  • Responder angel daniel 1 mayo 2016 a las 12:01 pm

    Os felicito en primer lugar por el blog porque es muy interesante y ameno y además he estado en algunos lugares donde habeis viajado y los describís perfectamente y me han traído muy buenos recuerdos. Estuve en montañita con mi hermano hace unos años y me pareció un sitio encantandor y cuando he leído lo del asesinato de las chicas me he quedado helado. Me ha dado mucha pena y te hace pensar a los que viajamos por ahí que siempre hay que ir con los ojos muy abiertos porque aunque se conoce a gente maravillosa también hay gentuza y mala gente como en cualquier sitio. He viajado sólo y acompañado por el mundo y cuando veo a mochileros y mochileras sólos les tengo gran admiración porque en general son gente muy vital y soñadora y que te aportan grandes cosas. Os animo a todos mujeres y hombres a viajar y soñar y que nadie nos impida conocer a gente y lugares maravillosos.

    • Responder Eva L. 15 mayo 2016 a las 7:47 pm

      Gracias por tu comentario, Ángel Daniel. Supongo que una noticia así impacta todavía más cuando has conocido ese lugar. Sigue leyéndonos y comentando :)

  • Responder Isabel 24 octubre 2017 a las 8:22 am

    En un mundo ideal, coincido plenamente con tu postura. En el mundo real y como mujer viajera sostener ese pensamiento puede hacerte pasar malos ratos por imprudente. Si algún día andás por América (en especial Centroamérica), cuidate, no camines de noche sola por zonas oscuras, no te quedes sin dinero y caigas en pocilgas de malamuerte, no confies en cualquiera, escuchá las advertencias de los locales, manejate por agencias en ciertos lugares. Argentina es un país machista pero muy light al lado de otros de estos lares. Viajo en pareja con un hombre y aún así hay situaciones que nos desorientan. De los países musulmanes como Qatar mejor ni opino porque todavía no puedo recuperarme del espanto que me causó ir vestida como una monja y ser mirada como si fuera en bolas.
    Para mi modo de ver (y luego de charlarlo con un ecuatoriano donde me comentó mas al detalle su cultura) las mató la confianza, el no tener dinero ( o no querer gastar o no querer pedirles a su familia) y la mala suerte de encontrarse con unos sicópatas.
    Me encanta el blog!! Me intriga conocer los detalles de los viajeros molestos que te han tocado! Jajja

    • Responder Eva L. 18 noviembre 2017 a las 12:25 pm

      Isabel entiendo todo lo que dices pero no comparto lo de “las mató la confianza y el no tener dinero”. No, las mató un hombre, un violador, un asesino, un depredador de mierda. Basta ya de culpabilizar a las víctimas. Los únicos responsables son los que violan y matan.

    Dejar un comentario

    Puede que también te interese...

    Al principio