DSCF0503
Diarios de viaje Sri Lanka

Diario de Sri Lanka – Capítulo 16 (Mirissa – Unawatuna)

13 enero 2015

Nos despierta una especie de alarma, muy rara, aguda y repetitiva. Es una ardilla chillona y muy plasta que está enganchada a una rama del árbol que está al lado de nuestra ventana. Después suenan unos tambores. No entendemos nada, pero nos parecen dos formas muy exóticas de despertarnos. Vamos a la playa y subimos a la islita que está en un extremo. Hay muchos erizos en las rocas. Una pareja de recién casados posa en la playa y les divierte que les queramos hacer fotos también.

Desayunamos en la playa. Con los huevos me ponen un trozo de jamón que parece de corchopan. Se lo doy al perro que siempre hay debajo de la mesa (en Sri Lanka hay muchísimos perros vagabundos por todas partes, playas incluídas) y me mira como diciendo “esa mierda te la comes tú, guapa”.


Recogemos las mochilas y pillamos un bus a Weligama donde cambiamos dinero en una joyería, que es donde nos ofrecen mejor cambio. Con la pasta en el bolsillo, cogemos otro autobús con rumbo a Unawatuna y a mitad del recorrido desde la ventana ¡¡¡vemos a los famosos pescadores de Sri Lanka!!! Sí, los míticos pescadores que fotografió Steve McCurry y que hoy en día son tan difíciles de encontrar.

Los pescadores de Sri Lanka de Steve McCurry

El autobús, por no variar, va a toda pastilla, así mientras decidimos si bajarnos estamos ya muy lejos. Mañana volveremos y cruzaremos los dedos para encontrarlos.
Por fin llegamos a Unawatuna y no encontramos la playa. Empezamos a callejear buscándola mientras vamos tanteando un lugar para quedarnos. Entramos en un hostel regentado por guiris que además de creerse muy guays nos piden más dinero de lo que el antro vale, así que seguimos mirando. Tras un buen rodeo damos con la playa que nos causa una gran decepción. Es mucho más fea que Mirissa, hay edificios feos y descuidados en la misma playa, está sucia y hay muchas piedras ¡y hasta cristales! Después de regatear en un par de sitios más y lamentarnos por habernos marchado de Mirissa, nos quedamos en el South Ceylon por 1500 la noche. El cuarto de baño es estupendo y la habitación no está mal, pero sobre todo, está muy limpio. Vamos a la playa inmediatamente. Las olas no rompen tan fuerte como en Mirissa y es mejor para bañarse, pero han hecho una escabechina con los cocoteros para poner restaurantes en su lugar. Es una pena porque la playa hace unos años debe haber sido mucho más bonita. Es tarde y no nos dan de comer en ningún lado, así que nos tenemos que conformar con un roti relleno de nada.

Volvemos a la playa y llegamos paseando a la dagoba. Allí hay un tipo sordomudo que quiere liarnos con el rollo de la ofrenda, pero le decimos que nos lo impide nuestra religión, que somos de la cofradía del puño.

Desde allí unos monos, que parecen gremlins, están montando un escándalo tremendo en las copas de los árboles. Las olas rompen contre el espigón.

Después volvemos a ponernos en remojo. Hay mucho ambiente de chicos en canoas y haciendo surf. Los extranjeros son la mayoría rusos y chinos, ¿podría exisitir una combinación peor?

El sol se pone y volvemos al hotel para ducharnos. Al salir de la ducha en pelotas, un tipo que pasa al lado de mi ventana se para en seco y se queda mirando. Hay una cortina, o un visillo, como diría mi madre, que yo pensé que era casi opaco, pero de opaco nada. Así que me tapo rápidamente y el menda sale zumbando con mis peras grabadas en su retina. ¡Qué cabrón!

Volvemos a la playa a cenar. Soraya se toma un atún buenísimo a la parrilla y yo una pasta vegetal cero apasionante. Después nos tomamos un té tacaño a la luz de las velas, porque las copas son caras y malas. ¡Qué relax!…

2 comentarios

  • Responder lomejorestaporllegar 14 enero 2015 a las 2:59 pm

    Hola

    Me esta encantado el blog, muy ameno y con datos prácticos.
    Si algún día vamos a Sri Lanka ya se donde mirar.

    Saluds. os seguimos por las redes.

  • Responder Eva L. 14 enero 2015 a las 6:52 pm

    ¡Gracias! Me gusta que te guste

  • Dejar un comentario

    Puede que también te interese...

    Al principio