Viajando con Le
Tripconsejos

Cómo elegir la mochila perfecta

3 diciembre 2014

Sí, digo la mochila y no la maleta perfecta, porque las maletas solo son perfectas sobre el suelo pulido de los aeropuertos. Si tienes pensado moverte mucho, deja la maleta en casa o acabarás odiándola. Bien, ya te has decidido a comprarte una mochila, pero la oferta es enorme. ¿Cuál cojo? ¿La más bonita? ¿La más barata? Estas son algunas cosas que tienes que tener en cuenta para elegir la que mejor se adapte a ti.

Capacidad: en mi opinión entre 60 y 65 litros está la medida perfecta y una vez preparada, debería sobrarte algo de espacio. La primera mochila que compré era de 50 litros. Llegué a casa, la hice y ví que estaba a punto de estallar. Así que me fui corriendo a cambiarla por una de 60 y dejé unas cuantas cosas “imprescindibles” en casa.

Ergonomía: hay mochilas para chicos y para chicas. Pruébatela, ajústatela y ponle peso. Comprueba si te sientes cómodo con ella antes de llevártela a casa. Tiene que tener obligatoriamente hombreras acolchadas (o destrozarás tus hombros) que permitan la ventilación. El cinturón acolchado regulable repartirá el peso de la carga y aliviará tu columna. Pide que te enseñen a qué altura exacta de las caderas tienes que colocarte el cinturón (las chicas un poco más arriba que los chicos).

Resistencia: comprueba la calidad de cremalleras y correas, y por supuesto, del material del que esté fabricada. Tu mochila se va a llevar buenos tutes así que tiene que ser muy resistente. Lo ideal es que sea impermeable y con cremalleras estancas, pero si se dispara demasiado tu presupuesto, mira que al menos traiga incorporado un cobertor para la lluvia o cómprate uno, para protegerla del agua y la suciedad. En Yangón metí la mochila en un taxi que tenía el maletero lleno de grasa negra y pringosa. No me di cuenta hasta que la recogí. Si no hubiera sido por el cobertor de plástico, me hubiese quedado sin mochila.

Acceso al interior: a mí personalmente me gustan las que tienen una cremallera en medio porque puedes sacar algo del fondo sin tener que vaciar la mochila entera. Para mí es imprescindible que tenga muchos bolsillos y compartimentos para poder llevar todo bien organizado y ahorrar tiempo a la hora de buscar algo.

Ligereza: mira lo que pesa la mochila vacía. No te sorprendas, puede que pese más de tres kilos por la armazón metálica. Si embargo, ésta, que añade peso, probablemente sea la que mejor proteja tu espalda. Tenlo en cuenta, tanto a la hora de elegir mochila como de llenarla de cosas.

Limpieza: es importante que sea desmontable y que la puedas meter en la lavadora.

Ahora ya estás preparado para hacerte con tu compañera inseparable de viajes.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Puede que también te interese...

Al principio