1974216
Varios

Aprender a volar en el túnel del viento

28 marzo 2014

Ayer cumplí uno de mis deseos más profundos, el más imposible, un deseo que comparto con el resto de la humanidad: volar. Y todavía no me lo creo. La sensación es de las más poderosas y alucinantes que he experimentado nunca.

¿Dónde? 
En el túnel del viento de Windoor Realfly de Empuriabrava (Girona)

¿Qué es el túnel del viento?
Es un simulador de caída libre que proporciona la sensación de saltar de un avión a cuatro mil metros de altura sin ningún tipo de riesgo. Es un cilindro de cristal de casi 6 metros de altura (la altura completa del tubo es de 16 metros) y 4.30 metros de diámetro. El Windoor Realfly de Girona es el único túnel de viento abierto al público que hay en España y es uno de los más grandes de Europa.

¿Cómo funciona?
Lo que se ve es el cilindro de cristal, pero el túnel del viento es una estructura mucho más grande que ocupa todo el edificio. El cilindro está en el centro, pero el aire circula por toda la estructura de alrededor, por encima y por debajo del tubo, y también por los laterales, aunque esto no se ve. Podéis ver cómo funciona un túnel del viento parecido al de Empuriabrava aquí. El viento puede alcanzar una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora. Sin embargo, la velocidad puede variar en función del peso de la persona o de su destreza volando. Así una persona de unos 60 kilos puede elevarse con una velocidad de 160km/h, mientras un profesional puede necesitar más de 200 km/h. La aceleración de 0 a 290 kilómetros por hora se consigue en sólo 10 segundos.

Windoor_2014_03_27_26417

En el túnel del viento la velocidad tiene que ser constante en todo el área del cilindro. Dos enormes ventiladores situados en los laterales del tubo a 16 metros de altura, impulsan el aire hacia abajo, que al salir de las turbinas atraviesa un peine de lamas curvas que le hacen girar hacia el cilindro y lo laminan. De que gire otra vez hacia arriba se encargan otros dos peines que repiten la misma acción. Con el peine de lamas se consigue que todo el aire que circula dentro de la cámara de vuelo lleve la misma velocidad en todo el cilindro.

¿Quién puede hacerlo?
Todo el que se atreva y tenga más de cinco años y no tenga problemas cardíacos o de espalda o esté embarazada.

¿Cuánto cuesta?
El pack más económico para quien quiera iniciarse son 54€ por dos minutos de vuelo.

¿Solo dos minutos?
Sí, a mí también me pareció poquísimo, pero me explicaron que el esfuerzo y la intensidad de la experiencia aconsejan realizar los primeros vuelos en dos tandas, de un minuto cada una porque más tiempo resulta agotador. ¡Y os aseguro que sí, que cansa mucho y al día siguiente tienes agujetas! Supongo que es la tensión, la enorme descarga de adrenalina y que no puedes evitar tensarte ante la enorme fuerza del viento.

¿Qué se siente?
Que vuelas, ¡porque realmente vuelas!. Es parecido a flotar en el agua, aunque cuesta un poco más equilibrarse, pero puedes subir y bajar y moverte hacia los lados. Supongo que también es lo más parecido a la ingravidez.

Es una sensación maravillosa, un chute de adrenalina bestial sin necesidad de tener que saltar de un avión. Cuando salí de la cabina de vuelo estaba alucinada, con el corazón a mil, en cierto modo, agotada. Es una descarga de adrenalina tan fuerte que el subidón dura horas. Es una experiencia maravillosa.

2 comentarios

  • Responder Anónimo 2 abril 2014 a las 3:19 pm

    ¡Qué pasada, que envidia!

  • Responder Ana Sánchez 12 diciembre 2016 a las 4:29 pm

    ¿Es genial verdad? Sentirnos como un pájaro en algún momento…¡Qué sensación!

  • Dejar un comentario

    Puede que también te interese...

    Al principio