Yamdrok+Lake
Tibet

Consejos para viajar al Tibet

9 octubre 2010

Viajar por el Tibet por tu cuenta y en solitario es imposible. El gobierno chino te obliga a contratar un tour con una agencia china. Así que si quieres ir al Tibet puedes intentar contactar con alguna agencia china o nepalí (que hace de intermediaria) por internet para que te organice el viaje. También puedes esperar a contratarlo directamente en China o Nepal, si tienes pensado visitar antes alguno de estos países. La agencia te gestionara los tres pases (no se trata de un visado, sino de varios papeles que grapan en tu pasaporte y arrancan cuando te vas) para poder entrar y circular por el Tibet y también el vuelo. Los pases (no recuerdo si los tres) son grupales, así que más os vale que quién los lleve los guarde a buen recaudo.

En el Tibet hay muchas ciudades prohibidas para los extranjeros, así que ni sueñes con visitarlas. Al parecer tienen muchas cosas feas que ocultar.

Los tours por el Tibet son carísimos, así que tendrás que sacar tus mejores recursos regateadores para conseguir una buena rebaja. El número ideal para hacer este viaje es de cuatro, porque se paga por el precio del coche.

Todas las agencias te ofrecerán la misma ruta básica, con pequeñas variaciones, entre las que están añadir o restar algún día o ciudad, o hacer la ruta a la inversa. Nuestro guía y el conductor eran tibetanos, trabajando para una agencia china. No debes poner a los tibetanos en apuros con preguntas comprometidas, y si las haces, seguramente te contesten sin mojarse.

Ojo con llevar la Lonely Planet contigo, porque como te la vean en el aeropuerto, te la requisarán. El motivo, el prólogo del Dalay Lama, que no les viene bien. Nosotros sí que la pasamos, pero en el móvil. Si eres periodista, no lo cuentes, porque no vas a entrar ni de coña. De los cuatro que fuimos, dos lo somos. Yo entré diciendo que era “flamenco singer”. El palurdo de mi compañero llevaba un carnet de prensa, en el que, para más facilidades, ponía PRESS, así, en mayúsculas. Menos mal que nos dimos cuenta en Nepal, y allí se quedó el carnet de marras.

Cuidado con lo que fotografías y, sobre todo, a quién. A mi amigo Iker casi le quita la cámara un soldado en Lhasa pensando que le había hecho la foto a él. Con buenas maneras mi amigo se la enseñó, la borró y consiguió que le devolviera la cámara.

Os aconsejo empezar la ruta por Lhasa y tomaros allí los tres días de aclimatación, porque el mal de altura no es ninguna tontería. Tampoco os toméis a risa lo de no tomar alcohol. Antes de ir, leí en un foro a unos viajeros espeluznados porque presenciaron la muerte de un chico que se emborrachó y no pudo sobrevivir al mal de altura. Esto os lo digo porque veréis que en en el campo base, además de botes de oxígeno, tambien tienen a la venta cervezas de tres cuartos de litro. Quizá hay quien se la tome y no le pase nada, pero yo no me la jugaría, bastante colocada estaba ya con la falta de oxígeno.

Dormir campamento base del Everest, es algo que encarecerá bastante tu ruta por el Tibet,

sin embargo, es una experiencia alucinante. En realidad hay tres campamentos base. Ten en cuenta que la mayor parte de las veces el pico del Everest es invisible por culpa de las nubes o la niebla. Nosotros tuvimos una suerte increíble y lo vimos completamente despejado. Nuestro guía tibetano nos dijo que sólo lo había visto así dos veces más en toda su vida.

La visita al palacio del Potala es imprescindible, pero seguramente salgas muy decepcionado. Es muy estresante porque tienen calculado el tiempo “que se tarda en ver cada sala” y debes de salir justo al tiempo de lo que ellos consideren, ya que si te pasas de tiempo lo vas a pagar y caro. A penas podrás ver nada porque está masificado de visitantes chinos, extremadamente maleducados, que se mueven por las salas a empujones y hablando tan alto que no escucharás a tu propio guía. Aún así, y pese al cabreo de ser arrastrado por una masa, merece la pena entrar en el Potala y ver a los auténticos tibetanos dejando los pocos billetes que tienen al buda de turno, e imaginar desde arriba, cómo sería la antiquísima ciudad de Lhasa antes de que los chinos arrasaran con ella y la conviertieran en una cuadrícula absurda y fea, llena de tiendas de todo a cien.

3 comentarios

  • Responder Nuria 20 febrero 2014 a las 6:10 pm

    Totalmente de acuerdo con todo lo que has comentado. ¡Qué buenos recuerdos! Y qué suerte con el avistamiento del Everest! Nosotros no tuvimos tanta suerte y sólo vimos el pico durante poco tiempo.

  • Responder crisou 14 noviembre 2015 a las 1:06 pm

    Hola chicas!!
    me podrías decir cuánto cuesta el tour? días? es por saber si me lo planteo o no. Gracias !!

    • Responder Eva L. 15 noviembre 2015 a las 4:41 pm

      Pagamos algo más de 800€ por cabeza siendo cuatro y después de tantear a miles de agencias. Ninguna bajaba de los 1000€ y algunas pedían hasta 1500€. Dormir en el campamento campamento base suponía unos 100€ que te puedes ahorrar si no quieres hacerlo, pero a nosotros nos hacía mucha ilusión y nos encantó la experiencia. Lo hicimos hace 5 años así que los precios pueden haber variado. Nosotros lo hicimos con una agencia nepalí. Si te interesa te podemos dar el contacto de Chandra, que fue quién organizó nuestro tour.

    Dejar un comentario

    Puede que también te interese...

    Al principio