Karnak (10)
Diarios de viaje Egipto

¡Y yo sin mi fortasec! 5 (Diario de Egipto)

4 marzo 2008

07.00 Despertamos esperando ver todavía Esna al otro lado de los ojos de buey, pero no, ¡estamos en Luxor!

07.30 Vamos a desayunar.

8.00 Bajamos del barco confiando en encontrar un taxi y encontramos dos. Regateamos. Por 9€ por cabeza lo tenemos a nuestra disposición hasta las 7 de la noche. Nos parece fetén, aunque sabemos que nos está clavando. El taxista un chaval simpaticón que trata de matarnos al volante mientras nos pone música de la danza del vientre a todo trapo. De vez en cuando toca la bocina y nos partimos el culo porque suena “la cucaracha”.

09.00 Primera parada: Valle de los Reyes. No cuela el carnet de estudiante. Picamos en la chorrada del trenecito absurdo que te acerca 200 metros desde la entrada hasta las tumbas. En plan buffet cutre, de todas las tumbas que hay, tienes que elegir tres, excepto la de Tutankamon, que hay que pagarla aparte porque él lo vale. Decidimos jugárnosla a los chinos, pero al final nos elegimos las de los faraones que tienen los nombres más simpáticos o que suenan a enfermedad venérea.

09.20 Tumba de Tutmosis. El tío estaba bien escondido entre la montaña. Hay que subir unas escaleras muy empinadas, pero merece la pena. La tumba es increíble. Está llena de dibujitos que nos recuerdan a Cutlas. La rebautizamos como la tumba de “El bueno de Tutmosis” o “Tutmosis Jones”. Amamos a Tutmosis y aún le amaremos más cuando le veamos de cuerpo presente en el museo de El Cairo. Y es que Tutmosis era un cachondo.

09.50 Como la tumba de Amenhotep estaba cerrada y no encontrábamos la de Seti acabamos en las tumbas de dos Ramsés, III y el IX, creo recordar. La verdad es que había poco donde elegir, porque casi todo estaba chapado y eso que hay nada menos que 62 tumbas.

11.00 Comprobamos que lo del buitreo no es sólo patrimonio de la tercera edad española cuando llega un trenecito sobre el que se abalanzan un grupo de turistas que saltan sobre él aún en marcha. En fin, qué tonta es la gente, coño. Total, por no andar 200 metros casi se parten los piños.

11.10 Esperamos un poco y subimos al tren sin perder ningún diente ni saltar en marcha.

11.15 Nuestro estupendo taxista nos espera en la puerta de la necrópolis y nos echa la bronca en broma por no haber sido puntuales.

11.25 Vemos a lo lejos el famoso templo de Hapsepshut.

11.35 Llegamos al Valle de las Reinas. Una vez más rechazan nuestros carnets de estudiante, grrr.

11.45 Hace un calor infernal. Entramos en las 3 únicas tumbas que se pueden ver, la del príncipe Titi, que nos hizo gracia porque en la puerta un tipo te da un cacho de cartón para que te abaniques y luego te pide dinero. La tumba es curiosa, porque hay niños dibujados para que el infante no estuviera solo en la otra vida y algunos eran azules. ¿Antecedentes de la civilización de los pitufos? Después visitamos otras dos tumbas, en una de las cuales se conserva un feto que da mucha cosica.

12.15 Como en los valles no nos hicieron descuento, decidimos ahorrar volviendo a comer al barco, que para eso lo teníamos pagado. De camino, nuestro taxista nos paró en los colosos de Memnom, que no teníamos previsto.

12.45 Nuestros compañeros de viaje, al vernos también en el barco lo flipan una vez más porque somos las almorranas que están en todas partes. Comemos.

13.30 Salimos pitando a Karnak. Amamos Karnak, porque es sencillamente impresionante y porque somos estudiantes otra vez. Allí nos encontramos con Mestafa, que tampoco se alegra de vernos.

16.15 Nuestro taxista nos espera en la puerta para llevarnos al templo de Luxor. Nos encanta, pero una vez visto Karnak, este impresiona menos. Es gracioso, porque tiene una mezquita colgando y los restos de una iglesia bizantina al fondo, pero lo que más nos mola es la avenida de las esfinges de la puerta. Dicen que en el pasado ambos templos estaban unidos por una avenida de esfinges de dos kilómetros. ¡Vaya tela!

17.15 Salimos por la ciudad de Luxor, exclusivamente para turistas. Paseo marítimo, bazar sacacuartos, calles asfaltadas, menús en inglés… Vamos, super auténtico. El paseo marítimo estaba lleno de barcos de lujo, atracados frente a las terrazas de precios marbellíes. Lo bueno de ser pobre es que nuestro barco estaba atracado en ninguna parte, a tomar por culo de Luxor, donde sólo había palmeras y cultivos de caña de azúcar, lejos de ese infierno de pijerío occidental.

17.30 Nos sentamos en una plaza a fumar una shisha. Mientras, un par de hombres se hacen una cara nueva a base de hostias. Como en el palmeral donde está atracado nuestro barco no hay nada, decidimos cenar en Luxor, antes de volver al barco. ¡No nos ponemos de acuerdo! María y Eva deciden encargar comida y Alberto y yo nos arriesgamos con unos bocatas de falafel que nos salen por 1.60€ los dos. Conocemos a un joven egipcio que nos cuenta en un perfecto español que se viene de beca a España a la autónoma el año que viene. Le damos nuestro email.

19.00 Vamos al punto de encuentro con nuestro taxista. Mientras, un hombre les pide matrimonio a María y a Eva.

19.30 Llegamos al barco. Nos despedimos de nuestro coleguilla taxista. María queda con él en El Cairo. Él está desconcertado y nosotros también. Y es que el chico dijo que se iba al día siguiente de marcha a El Cairo, o al menos eso es lo que entendió ella.

19.40 Aunque en breve salimos para el aeropuerto y dejaremos de ver a Mestafa para siempre, aún le vamos a dar otra oportunidad de odiarnos más. A los camarotes ya no podemos entrar. Desplegamos toda nuestra comida en el bar del barco. No tenemos cubiertos, así que nos tenemos que comer la carne en salsa, el humus, la tahina y los falafeles con los dedos. Cortamos la tapa de uno de los platos de Eva y lo usamos a modo de cuchara, lo que queda, indudablemente, mucho más elegante.

20.30 Entra un nuevo grupo de turistas españoles recién llegados al país. En media hora les hago una breve guía de estafas, problemas, precios y soluciones. Son 4 chicas y me aman mazo por tratar de solucionarles el viaje, aunque 2 ya llevaban contratado Abu Simbel en avioneta por un pastiche y medio.

21.00 Salimos al aeropuerto con el resto del rebaño. Me-estafa se queda porque, por lo visto, ha discutido con alguien más del grupo.

22.30 Eva se queda sobada en la sala de embarque. Estamos muertos, ha sido un día muy intenso y estamos muy quemados por el sol.

23.00 Despega nuestro avión.

23.50 Llegamos a El Cairo.

00.15 Esperamos las maletas y vemos que nos ha tocado un guía petardo que no para de hacerse el gracioso. Nos aberra, pero la gente parece amarle. ¿Somos raros? Tour panorámico por El Cairo de noche. Impresionante esa ciudad de 23 millones de personas, se dice pronto.

01.00 Llegamos al hotel. Tenemos las habitaciones asignadas y nos tocan pegadas ¡Bien! Eso sí, Eva es la mujer de Alberto. Las vistas son estupendas: un patio interior lleno de acondicionadores de aire. Casi que nos quedamos con el par de ojos de buey.

02.00 Tras trazar un plan de acción, nos dormimos. Nos levantaremos un poco más tarde para recuperar, sobre las 8.30. ¡¡Nos esperan las pirámides!!!

Sin comentarios

Dejar un comentario

Puede que también te interese...

Al principio